miércoles, junio 07, 2006

Desde el ñoba

Un castpod al verre. Explicación del "vesre".

4 comentarios:

thomas dijo...

¡Muy bien tu blog! Te felicito. Aunque estoy acostumbrado al porteño todavía me falta hablarlo perfectamente. Soy francés. Aprendí el castellano en argentina, ahora estoy en San Luis pero no creo qu sea para mucho tiempo... Te invito a visitar mi sitio web -con un blog adentro - y con una sorpresa en el menu français, algo que tiene que ver con tu propuesta. Un cordial saludo, Thomas. www.entre2artes.com

jackie dijo...

Hola como andas. He escuchado tus comentarios sobre los diferentes topicos en portenismos y me parecen fabulosos. Soy amiga de tu tia Maty y estudio mi maestria en Literatura en Miami,Florida. Me encantaria hacer un estudio comparativo entre argentinismos y ecuatorianismos. A ver si te animas. Mi email es intrumento@msn.com. Saludos.

tgra dijo...

Hola a todos. Hoy les estoy hablando desde el ñoba. ¿Qué es el "ñoba"? Déjenme explicar un poco el tema de hoy y ya lo van a entender.

El tema de hoy es el vesre. Algo que hacemos acá muchas veces es hablar al revés. Y "vesre" es una palabra que justamente está dicha al revés. O sea, tomás las sílabas que componen esa palabra e invertís su orden. Para no decírselo yo con mis propias palabras, voy a leer directamente una definición de un diccionario de lunfardo de un tal José Gobello que andaba dando vueltas por mi casa. Es de A. Peña Lillo, editor, S.R.L.* del año del jopo. Está bastante viejito. Primera edición. 1975. Y dice:

"Vesre: Pop. [de 'popular'] Cierto modo de hablar peculiar del porteño, que consiste en [Presten atención.] invertir el orden de las sílabas de algunas palabras. Es inversión silábica del español revés en la expresión 'al revés' invertido el orden regular. El 'vesre' parece ser modalidad coloquial delictiva. Suele llegarse a la transformación vésrica de un término por medio de los siguientes procedimientos:",

y pasa a enumerar quince procedimientos que en realidad no tienen importancia. Yo les voy a más o menos dar algunos ejemplos y se van a ir dando cuenta de qué se trata. No hace falta que les explique uno por uno. Para que se hagan (?) una idea, les leo alguno:

"Transposición sucesiva de las sílabas con epéntesis y cambio de vocal final, transposición con ruptura de diptongo y aumento de sílabas, transposición con síncopa, con acople, anagrama," et cétera. Es una cantidad de conceptos que requerirían explicaciones que me parece que no vienen al caso. Alcanza con que sepan que a veces la inversión es perfecta, o sea se dividen sílabas y se respetan esas sílabas y lo único que se hace es cambiarlas de lugar, y otras veces lo que se hace es cambiar algunas letras, agregar otras letras, hay algunas sílabas que directamente se eliminan, y ya lo van a ir viendo con los ejemplos que tengo para ustedes.

El primer ejemplo es "ñoba". Ba-ño, ño-ba. Ahí sí lo único que se hizo fue separar en sílabas y agarrar la sílaba de atrás y ponerla delante. Entonces quedó la sílabra que estaba delante atrás. Muy simple.

Ahora, una cosa que tengo que aclarar antes de seguir es que esto se hace con palabras concretas y no con toda una oración. Y además, justamente, como a veces no se respetan exactamente las sílabas de la palabra original, estas palabras que usamos al revés ya son como palabras nuevas que todos conocemos. Entonces hay palabras muy comunes que siempre invertimos y ya por costumbre todos conocemos y usamos. Otras que no son tan conocidas y hay otras que nunca en la vida invertimos. Entonces si yo me pusiera a hablar así, nadie me entendería por tener que (?) ponerse a pensar 'A ver, ¿qué significará?'

Es importante entonces que entiendan que esto no es algo que hacemos de forma indiscriminada con cualquier palabra que se nos cruza por la cabeza, sino que es algo que hacemos con las palabras concretas que generalmente se dicen al revés y que todos conocemos y entendemos.

Y un último comentario es que en esta definición que yo les leí, los que estuvieran atentos se dieron cuenta que decía "el vesre parece ser modalidad coloquial delictiva". ¿Qué significa? ¿Que yo que hablo así soy un delincuente? Eso significa que como muchas palabras de lunfardo (la mayoría probablemente) fueron originalmente asociadas con la delincuencia, y de a poco se fueron extendiendo al resto de la sociedad y hoy en día son usadas por todos - delincuentes y no delincuentes. Y ahora ya podemos empezar con los ejemplos.

El primero que se me ocurre es "sope". "Sope" --A ver, les doy un segundo para que lo piensen-- So-pe, pe-so. Es fácil. Es "peso". El peso es la moneda argentina. Entonces si yo digo "No tengo un sope", significa que no tengo un peso, que estoy en la lona total, soy pobre, abrí mi billetera, no hay nada. "No tengo un sope".

Otra: la zapán. La "zapán" es la panza, dicho de forma cariñosa.

Otra: un feca. "Feca" es "café".

Otra: bepi. "Bepi" es "pibe". "Estoy con mi bepi", o sea, con mi hijo, el pibe. ¿Sí?

Otra: lorca. "Qué lorca". Significa que hace calor.

Otra: el cheboli. El "cheboli" es el boliche. Si escucharon el podcast sobre hombre-mujer, saben que el boliche es a donde vamos a bailar, o sea, la discoteca.

Otra: dobolu. "Dobolu" es boludo. "Boludo" en realidad es una mala palabra y es un insulto. Significa que alguien es tonto, idiota, imbécil, estúpido, cualquiera de esas cosas. Pero también se puede decir de forma cariñosa. Entre amigos, uno puede decir "Che boludo, ¿venís a la (?) de hoy?" O yo le puedo decir a una amiga, "Che boluda, ¡no sabés lo que me acabo de enterar!" Todo depende, por supuesto, de qué tanto conozcamos a la otra persona, el contexto, el tono de voz, et cétera.

Y lo que pasa cuando hablamos al revés con malas palabras es que son un poquito menos ofensivas. Si yo le digo a alguien que es un boludo, es un poco más chocante que decirle "dobolu". La palabra pierde fuerza ofensiva cuando se la dice al revés.

Y lo mismo pasa con "al dope". "Al dope" es "al pedo". "Pedo" es un gas, un cohete también le decimos, eso que le divierte tirarse a los hombres, que la mayoría de las veces tiene feo olor. Eso es el pedo. Y de ahí viene la expresión "al pedo", que ya significa otra cosa. "Estar al pedo" significa estar haciendo nada, perdiendo el tiempo. Y cuando algo "ES al pedo" significa que es inútil, que sería un esfuerzo sin sentido porque no llevaría a nada. Entonces, en vez de decir "al pedo", muchos dicen "al dope". Y eso, como ya les dije, la convierte en una mala palabra un poquito más leve.

Otra palabra que también en principio es guaranga, es "carajo" y que, cuando la invertimos, se dice "joraca". "Carajo" tiene muchísimos significados, pero en principio es una expresión que se puede usar suelta. Por ejemplo, "¡Carajo!" Cuando algo te sale mal, "¡Carajo!"

Después está "bolonqui", que corresponde a "quilombo". "Quilombo" originalmente se refería a un prostíbulo, aunque ahora se usa más como sinónimo de "lío", "confusión", o incluso de "difícil". Por ejemplo, sale mi amigo de un examen y yo le digo, "¿Cómo te fue?" "Mal. La verdad, era un quilombo. No entendí nada". Ahora, en este caso, es el primer caso que les digo en el cual ya no se respetan todas las letras de la palabra, porque "quilombo" se escribe con "m" - "quiloMbo"; pero cuando le damos vuelta es "boloNqui" con "n". Y eso es porque en español sonaría raro decir "boloMqui". Generalmente, antes de una "q", hay una "n". Por eso se le hacen esos cambios - para que la palabra suene más "normal" y no choque tanto.

Ahora pasemos a la ropa. Están los "lompas", que son los pantalones. Ahí ven que hay una gran diferencia entre la palabra original, "pantalones", y la palabra al revés, "lompas", porque, además de eliminar algunas sílabas, se cambia la "n" por la "m". Es como pasaba en "quilombo", que pasaba a "bolonqui", sólo que al revés. Acá "pantalones" tiene "n" y cuando lo pasamos a "lompas", se convierte en una "m", porque en español, antes de una "p" no puede haber una "n". Por ejemplo, "caMPo", "caMPana". Siempre es "m-p", nunca "n-p".

Siguiendo con la ropa, está la "chabomba", que es la parte de abajo de la ropa interior femenina, digamos. Bom-ba-cha, cha-bom-ba. La bombacha también puede ser esos pantalones que se ponen los gauchos, pero cuando decimos "chabomba", en general nos referimos a la ropa interior femenina.

Y los calzoncillos, que son lo que se ponen los varones, son los "zolcilloncas".

Después está "mionca" para "camión".

"Jermu" para "mujer".

"Jabru" para "bruja". Según me dicen mis hermanos (porque yo esto no lo sabía), entre futbolistas es común decirle a la mujer "la bruja" y decirle "jabru". "Estoy acá con mi jabru".

"Camuca" es "mucama". O sea, una persona contratada en una casa o en un hotel o donde sea que se ocupa de limpiar.

"Telo" es "hotel" (generalmente referido a los albergues transitorios, que son los lugares donde las parejas alquilan un cuarto por un tiempito, algunos horas, una noche, para tener relaciones sexuales.

Y después hay otra que es "sopermi". "Sopermi" es "permiso". Por ejemplo, vos querés pasar, hay mucha gente, querés que te hagan un lugar para que puedas pasar, le decís, "Permiso" y si no, "Sopermi".

Y después hay dos, que son "ponja" y "yorugua". "Ponja" no es "Japón", es "japonés". O sea, que acá nos estamos comiendo también una sílaba, que sería "és". Entonces, a una persona que es de Japón o a algo que es de Japón es "ponja".

Y el "yorugua" es el uruguayo.

Después también está "chegusán", que es "sándwich". Nosotros acá a lo que en otras partes le dicen "emparedado" o "bocadillo" (o sea, esa comida que son dos panes con algo adentro - jamón, queso, lo que sea) son "sándwich", como en inglés, y le damos vuelta, hacemos "chegusán".

Un "troesma" es un "maestro".

Una "biaru" es una "rubia".

Un "grone" es un "negro". Acá hay que tener en cuenta que "grone" no necesariamente se le llama a una persona de la raza negra, porque en Argentina no hay realmente muchos negros. Sí se le dice "grone" a una persona que tiene la piel un poquito más oscura, no necesariamente negro. Y, bueno, nos puede gustar o nos puede disgustar esta palabra, pero que se usa, se usa.

Otra es "garpar", que sería de "pagar".

Y "garcar", que sería de "cagar". "Cagar" realmente merece un programa entero porque tiene muchísimos significados. Hay muchísimas expresiones, ya frases hechas, con la palabra "cagar" pero su primer significado sería "defecar", aunque es igual de común usar "cagar" como sinónimo de "perjudicar a alguien o hacerle un mal a alguien" y de ahí viene "garca". El "garca" es el que "garca", o sea, el que te caga, el cagador.

Después está "langa", que viene de invertir las sílabas de "galán".

Y una última, que es "ortiba", que viene en realidad de "batidor". Y yo creo que esto ya nadie se lo recuerda. "Batidor" es "delator", "botón", pero "ortiba" hoy en día significa "amargo". Por ejemplo,

—¡Vamos todos a la fiesta! ¿Vos venís?
—No.
—¡Qué ortiba! = "Qué amargo. Qué poca onda le ponés a la vida. Sos una persona aburrida y malhumorada y amarga".

Bueno, creo que les dije todas las más comunes. Puede ser que alguna se me haya pasado, pero lo importante es que vean cómo funciona esto y la próxima vez que oigan una palabra que les suena rara, piensen, 'Che, ¿no será que me lo están diciendo al revés?' Les recuerdo mi dirección de correo electrónico, que es: desde el bano arroba g-m-a-i-l punto com, y les mando un saludo. ¡Hasta la próxima! Chau.


*["S.R.L. = Sociedad de Responsabilidad Limitada]

libro dijo...

guaaa!! me encanta el blog, por que siempre encuentro temas muy interesantes.